¿Por qué la justicia fiscal es una parte integral de la lucha por los derechos de las mujeres?

GATJ

08/03/2023

Cuota

GATJ

08/03/2023

Cuota

Read this article in English

 

Mientras el mundo conmemora este Día Internacional de la Mujer, la Alianza Global por la Justicia Fiscal (GATJ) se une a organizaciones, movimientos, académicos y activistas por los derechos de las mujeres, trayendo las perspectivas y contribuciones del movimiento de justicia económica para avanzar en la agenda de justicia de género. Estamos en un punto crítico: la peligrosa combinación de políticas y decisiones que sigue beneficiando a una élite pequeña, pero extremadamente influyente, continúa aumentando las desigualdades. En todo el mundo, las mujeres cargan de manera desproporcionada con la peor parte de estos fracasos en la política fiscal, atravesando varios niveles de injusticia.

En este escenario, la GATJ invitó a ocho mujeres, integrantes y aliadas de su Grupo de Trabajo de Fiscalidad y Género (TGWG, por sus siglas en inglés), a reflexionar acerca de la importancia de llamar la atención sobre la agenda de justicia fiscal en la conmemoración del Día Internacional de la Mujer y de cómo las demandas de justicia se relacionan con las luchas históricas y actuales de las mujeres por sus derechos.

Lea sus respuestas a continuación:

 

Leah Eryenyu, de Tax Justice Network Africa

“La política fiscal está moldeada por la falacia de que los ingresos generados por el trabajo productivo monetizado dentro de la economía de mercado son mutuamente exclusivos del trabajo reproductivo social no remunerado de las mujeres realizado en la esfera doméstica. Sin embargo, sin este último, serían los mismos ingresos del trabajo remunerado que preocupan a la política macroeconómica los que sufrirían. Esta estructuración de las relaciones socioeconómicas ha sido fuente de profundas desigualdades, como las limitadas oportunidades económicas para las mujeres, las disparidades salariales, la devaluación del trabajo feminizado y el agotamiento de las mujeres. La organización en torno a la justicia fiscal intenta corregir estas desigualdades exigiendo el reconocimiento del trabajo indispensable de las mujeres. El reconocimiento en este caso no es sólo la celebración de este trabajo no recompensado, sino el rechazo real de las la construcción de las lógicas que se reproducen socialmente como un trabajo exclusivo de las mujeres, seguido de la apropiación de recursos tributarios para aliviar esta carga”.

 

Wangari Kinoti, de ActionAid International

“El Día Internacional de la Mujer tiene sus raíces en la organización de las mujeres en torno al trabajo. El trabajo de las mujeres está indisolublemente ligado a los impuestos. Cuando la austeridad y otras medidas fallidas desfinancian y colapsan los servicios públicos, son las mujeres las que, a través de un mayor trabajo de cuidados no remunerado, trabajo remunerado cada vez más precarios, terminan pagando de sus propios bolsillos por servicios privatizados. Cuando se combina esto con medidas impositivas regresivas, como los altos impuestos al consumo, se ejerce una presión extrema sobre los hogares. Los impuestos recaudados y gastados progresivamente pueden financiar los servicios públicos que son necesarios para redistribuir la atención, crear empleos decentes en el sector público y cumplir con los derechos de las mujeres. En este día, necesitamos amplificar los llamados feministas a favor de economías centradas en el cuidado, y los impuestos son un componente crítico”.

 

Faith Lumonya, de Akina Mama Wa Afrika

“Financiar un país es un esfuerzo colectivo. Los países financian mayoritariamente su desarrollo a través de los impuestos. Es por esto que los impuestos son una herramienta importante para el desarrollo. Sin embargo, operamos dentro de un sistema tributario injusto en el que quienes tienen la mayor capacidad de pago, no pagan su parte, mientras que quienes tienen la menor capacidad de pago, son quienes terminan pagando por encima de su capacidad. Por eso, como feministas, exigimos un cambio de sistema.

He escuchado a los multimillonarios del mundo pedir a los gobiernos que les cobren impuestos. Para mí, se siente como, particularmente para los gobiernos del Sur global, que están siendo llamados a enfrentarse al león en su guarida. Los multimillonarios controlan el sistema. A través de la arquitectura financiera global han determinado si pagarán o no su parte de impuestos, deciden cuándo y cuánto pagarán. Por lo tanto, su llamada es solo una burla. Si tuvieran la voluntad de pagar, no necesitarían pedir impuestos ¡deberían pagar! De eso se trata la justicia fiscal.

Las mujeres africanas, debido a sistemas como el colonialismo, el patriarcado y el imperialismo, han estado históricamente en desventaja en lo que respecta al acceso y control de los recursos productivos. Como tales, han sido marginadas dentro del campo económico y político y, sin embargo, las políticas fiscales que rigen la recaudación y distribución de ingresos están influenciadas y a menudo favorecen a personas poderosas y grandes empresas, muchas de las cuales son dirigidas y/o propiedad de hombres, respectivamente. Para garantizar la justicia fiscal, los creadores de políticas deben ser conscientes de cómo los sistemas y políticas opresivos pueden actuar contra ciertas personas menos privilegiadas y actuar como una barrera para que el goce de ciertas oportunidades. Tales diferencias incluyen género, clase socioeconómica (si uno es rico o pobre), edad, etnia, raza, entre otras”.

 

Sophie Efange, de Gender and Development Network

“La lucha por la justicia fiscal es parte integral de las batallas en curso por los derechos de las mujeres en todo el mundo. A lo largo de la historia, las mujeres han enfrentado diversas formas de exclusión de la vida pública, incluso de los procesos de toma de decisiones relacionados al diseño e implementación de políticas tributarias. Esto ha contribuido al acceso limitado de las mujeres a los recursos económicos y ha creado sesgos de género en los sistemas tributarios que continúan ignorando las experiencias vividas por las mujeres. Los llamados a la justicia fiscal tienen como objetivo desafiar estas exclusiones abogando por políticas fiscales equitativas y transparentes que beneficien a todos los miembros de la sociedad, incluidas todas las mujeres. Tales políticas tienen el potencial de abordar la variedad de barreras socioeconómicas y políticas que enfrentan las mujeres y ayudar a dotar de recursos adecuados a los servicios públicos y los programas de protección social en clave de género. Por el contrario, las políticas fiscales regresivas pueden perpetuar las desigualdades de género y socavar aún más los derechos de las mujeres. Por lo tanto, las demandas de justicia fiscal siguen siendo un sitio crítico de lucha por los derechos de las mujeres, conectado a la necesidad de sistemas fiscales equitativos que eliminen las barreras históricas y actuales que enfrentan las mujeres”.

 

Liz Nelson, de Tax Justice Network

“El sometimiento de la mujer tiene siglos de antigüedad. Las desigualdades resultantes han tenido, y siguen teniendo, un profundo impacto económico, social y cultural en las mujeres y las niñas. Estos persisten hoy, en los regímenes fiscales y tributarios, en las economías y culturas extractivas que operan en países con ingresos altos y bajos per cápita. No sorprende que la carga y el daño lo sientan desproporcionadamente las mujeres y las niñas en los países de bajos ingresos y en los hogares donde la regresión y la incoherencia de las políticas fiscales injustas continúan marginando por género, raza, discapacidad y personas de comunidades indígenas. La historia de la superposición de la injusticia de género debe, entonces, enfocarse como un láser en la opacidad financiera y la injusticia fiscal que opera en gran medida sin restricciones. Hace mucho tiempo que se espera algo muy necesario: un acuerdo intergubernamental para ‘recodificar’ las leyes financieras internacionales y las políticas fiscales para movilizar los ingresos nacionales, redistribuir los ingresos y utilizar los impuestos para incentivar o desincentivar los ‘males’ públicos y establecer una mayor representación entre las mujeres y los ciudadanos. el estado. La transparencia, la divulgación y el cumplimiento necesarios para mitigar la desigualdad de género dependen de instituciones con buenos recursos y, a su vez, esos ingresos sostenibles requieren “buenos” impuestos que apunten a la riqueza. Ambos requieren un cambio hacia una gobernanza inclusiva y transparente de la soberanía fiscal”.

 

Roos Saalbrink, de Action Aid International

“Las luchas de las mujeres por el derecho al voto, la igualdad salarial, los derechos económicos y la autonomía sobre el cuerpo son históricas, pero aún muy pertinentes, como lo demuestra la reciente regresión de los derechos de las mujeres y la igualdad de género ganados con tanto esfuerzo desde el comienzo de la pandemia de COVID. Para todas las luchas de las mujeres, la forma en que se utilizan los recursos y quién tiene el poder de decidir es fundamental. Las mujeres soportan una carga desproporcionada de trabajo doméstico y de cuidados no remunerado, realizando el 76 % del mismo en todo el mundo. Cuando los servicios públicos no están disponibles, son inadecuados o no cuentan con suficiente personal, esto afecta más a las mujeres como amortiguadores de la austeridad y la crisis; ya que es muy probable que abordemos las brechas en el trabajo de cuidado, perdemos la oportunidad de tener un trabajo decente y de que se eliminen los servicios que son relevantes para nosotros, como la salud materna o los derechos de salud reproductiva. Los sistemas y las políticas fiscales están en el centro de los recursos disponibles para los servicios públicos sensibles al género, pero también son la muestra de cómo se recaudan, usan y (re)distribuyen los recursos, o como en el sistema actual se acumulan en manos de unos pocos. Para que todas las mujeres puedan elegir y controlar las oportunidades económicas, los resultados y los recursos, y dar forma a la toma de decisiones económicas en todos los niveles, la justicia fiscal es clave”.

 

Riska Koopman, de la Alianza Global por la Justicia Fiscal

“Las mujeres continúan viéndose desproporcionada y negativamente afectadas por la injusticia fiscal, más aún en el Sur global. Debido a las normas de género en una sociedad capitalista patriarcal, las mujeres asumen gran parte del trabajo invisible sin el cual el capitalismo no puede operar o prosperar. A pesar de ello, siguen siendo víctimas de mayores medidas de austeridad que les impiden acceder a servicios básicos esenciales como la atención sanitaria y la educación. Las mujeres, históricamente, son los amortiguadores del fallido sistema de capital extractivista. Donde ocurre la injusticia fiscal, aumenta el trabajo de cuidados no remunerado de las mujeres. Las fallas del sistema económico, particularmente la falta de implementación de sistemas tributarios progresivos, significan la continuación de la externalización de las brechas hacia el trabajo de las mujeres en el hogar y la comunidad. La demanda de justicia fiscal permanece históricamente arraigada en la demanda de los derechos de las mujeres”.

 

Meghna Abraham, de Center for Economic and Social Rights

“La lucha por los derechos de las mujeres siempre ha estado muy ligada al acceso y control de los recursos económicos. Históricamente, a las mujeres se les ha negado el derecho al voto debido a su clase socioeconómica y raza. En los últimos treinta años, sabemos que la carga provocada por el debilitamiento del estado fiscal ha sido soportada por mujeres de los estratos de menores ingresos. La forma en que se recaudan y gastan los impuestos determina si las mujeres llenan los vacíos en los servicios públicos a través del trabajo de cuidados no remunerado o mal remunerado y quién acumula riqueza en una sociedad. Las tasas más altas de impuestos indirectos en los países o la falta de financiación de los servicios públicos debido a que los sistemas fiscales están mal concebidos o implementados, tienen un impacto desproporcionado en las mujeres. Las políticas fiscales también pueden desincentivar el trabajo de las mujeres y, junto con la falta de leyes laborales adecuadas, las mujeres se ven obligadas a aceptar empleos informales y precarios. Las demandas de justicia fiscal deben basarse y apoyar las luchas de todas las mujeres para hacer realidad sus derechos y lograr la igualdad racial y de género”.

 

Días de Acción Global sobre Justicia Fiscal para los Derechos de las Mujeres 2023

La GATJ, sus redes regionales y organizaciones socias llevarán a cabo, del 6 al 17 de marzo, la séptima edición de los Días de Acción Global sobre Justicia Fiscal para los Derechos de las Mujeres. La campaña coincide con la 67.ª sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de las Naciones Unidas (UN CSW67), que es una oportunidad de difusión clave y estratégica para involucrar a los responsables políticos sobre cuestiones de justicia fiscal que afectan a las mujeres.

Este año, la campaña se centra en el llamado a la adopción urgente de impuestos a la riqueza para avanzar hacia la realización de los derechos de las mujeres, la igualdad de género y el empoderamiento de mujeres y niñas. A lo largo de las dos semanas de la campaña, habrá varios actividades y eventos virtuales, presenciales e híbridos en todo el mundo, en los que se llamará a los gobiernos y a las instituciones multilaterales a hacer que los impuestos funcionen para las mujeres.

Consulte el programa completo

Artículos interesantes para leer

05/01/2024
En este Día Internacional de los Trabajadores, la Alianza Global por la Justicia Fiscal celebra a los trabajadores
04/26/2024
La primera ronda sustancial de negociaciones sobre los Términos de Referencia para la Convención Marco de las Naciones
plugins premium WordPress